page contents
695848854 ⇨ 674740634 ⇨ 671623207

El aluminio es un elemento que definitivamente se ha colado en las carrocerías de los coches, pero lo que muchos no saben es que la carrocería del vehículo afecta directamente sobre el confort, seguridad y coste del vehículo. La carrocería ha sido un elemento que ha cambiado enormemente a lo largo de la historia de los vehículos, y no ha sido un camino fácil hasta llegar a introducir el aluminio. Conseguir los avances actuales ha sido todo un cúmulo de pruebas, aciertos y enormes errores.

Desde que se lanzaron los primeros vehículos, la carrocería ha ido evolucionando  y han ido surgiendo nuevos tipos de materiales que se han ido adaptando a las nuevas tendencias en diseño y/o fabricación.

El empleo del aluminio en la fabricación de la carrocería del vehículo ha aumentado en los últimos años y se prevé que seguirá aumentando. Uno de los principales factores que hace del aluminio un material interesante para su uso en la automoción es su ligereza, punto muy valorado de cara a cumplir con los objetivos de emisiones de CO2 marcados por la Unión Europea. A este respecto, en el estudio de European Aluminium se estima que la cantidad de aluminio utilizado en nuevos vehículos subirá hasta los 180 kilos en 2020.

En el siguiente artículo vamos a hacer una deconstrucción en el uso del aluminio en el vehículo y analizaremos por separado: sus propiedades y ventajas.

Propiedades del aluminio en las carrocerías de vehículos

  •  Ligereza. El aluminio tiene un bajo peso específico, aproximadamente, un tercio más ligero que el acero, pudiendo alcanzarse una reducción del 40% del peso total de la carrocería.
  • Resistencia a la corrosión. El aluminio reacciona fácilmente con el oxígeno, recubriéndose con una capa de óxido, la alúmina, que lo hace muy resistente a la corrosión. Ojo: No obstante, en caso de combinar el empleo de aluminio con otros materiales cuyo potencial electroquímico sea diferente pueden producirse procesos de corrosión galvánica y dar lugar a la destrucción del aluminio.
  • Conductividad térmica y eléctrica altas. En torno a 4 veces mayor que la conductividad del acero. Debido a esta alta conductividad, se produce una importante disipación del calor en los procesos de soldadura por fusión, por lo que es necesario aportar mayor energía que en el caso de la soldadura del acero.
  •  Resistencia mecánica baja. La resistencia a la tracción del aluminio es bastante menor que la del acero, por lo que requiere tratamiento para que se incremente, por ejemplo, mediante aleaciones o aumentando el grosor de la pieza.
  •  Resistencia eléctrica baja. Aproximadamente 5 veces inferior a la del acero. El hecho de que la resistencia del aluminio sea baja hará necesario el aumento de la intensidad a la hora de efectuar la soldadura y limitará los equipos de soldadura que pueden emplearse.
  • Índice de elasticidad bajo. Al tener un límite elástico bastante menor al del acero, el aluminio es más frágil, con lo cual es necesario atemperar el material antes de realizar operaciones de estiraje para evitar su ruptura.
  •  Baja dureza. Notablemente inferior a la del acero. Este factor hace necesario prestar atención a la aplicación de esfuerzos para no provocar marcas.
  •  Coeficiente de dilatación lineal alto. La facilidad para variar la dimensión del aluminio al incrementar la temperatura es dos veces mayor que la del acero. Este hecho hace necesario prestar atención al control de la temperatura en los procesos de reparación para evitar deformaciones en la pieza.

Ventajas de las carrocerías de aluminio

  •  Menor consumo. Al ser un material más ligero, se reduce el peso del vehículo, lo que afecta al consumo de  combustible.
  •  Resistencia específica mayor que la del acero. Gracias a la tecnología actual es posible concebir estructuras más ligeras y con mayor rigidez a la torsión que el equivalente en acero.
  •  Reciclable. El aluminio puede ser obtenido por reciclaje, utilizando poca energía y sin perder sus cualidades, reduciéndose así el precio de la materia prima (en comparación con la extracción de aluminio primario) y contribuyendo al cuidado del medioambiente.
  •  Mejor rendimiento del vehículo. Al ser más ligero, el vehículo tendrá mayor aceleración y se reduce a distancia de frenado.
  •  Reflexión. El aluminio presenta buenas cualidades de reflexión, tanto de la luz, como del calor.
  •  Seguridad. Las carrocerías de aluminio son, generalmente, más rígidas que las de acero e incorporan zonas de deformación programada, las cuales pueden disipar una parte importante de la energía que se produce en un impacto. La energía de choque es menor. La efectividad de los sistemas de frenado es mayor, pues la masa a detener en caso de frenada de emergencia es menor.

De nuestro estudio podrás deducir que la incorporación del aluminio a la carrocería de los coches ha sido todo un acierto, pero hemos dejado los inconvenientes para nuestro próximo articulo, así podrás apreciar mejor el buen trabajo de chapa y pintura realizado sobre carrocerías de aluminio. Ahora ya sabes que estamos en continua formación sobre todos los avances en carrocerías, también nos interesamos por el desarrollo de las estructuras, nuevos elementos, aerodinámica… La formación es fundamental para realizar un buen trabajo.

Es cierto que incorporar el aluminio a las carrocerías de los vehículos ha sido una buena opción, pero todo en esta vida tiene un precio, los inconvenientes también existen, te contamos más en nuestro próximo artículo del blog.