page contents
695848854 ⇨ 674740634 ⇨ 671623207

Reparación de chapa de aluminio.

Actualmente el aluminio es el metal más utilizado en la fabricación de automóviles después del acero.
Vehículos fabricados en grandes series como el Audi A8, Audi A2, el BMW Serie 5 y el Renault Vel-Satis, son ejemplos de estructuras total o parcialmente construidas en este material.
Desde el año 2000, comenzaron a incorporarse de forma generalizada, piezas exteriores de este material; capós, aletas, paneles de puerta e incluso techos.

Es fundamental conocer las características de este material para aplicar correctamente las técnicas de reparación.
Se aprecia un crecimiento del uso de este material en la fabricación de piezas de las carrocerías. Las principales características que los fabricantes aprovechan son su ligereza, su capacidad de absorción de energías de deformación y sus propiedades anticorrosivas, sin embargo implica una mayor complejidad en su reparación.

Los fabricantes de vehículos desde hace unos años van introduciendo piezas como el capó o carrocerías completas de aluminio en algunos de sus modelos. Aspectos como el aligeramiento de peso en las carrocerías, la reducción de emisiones CO2 o criterios de seguridad en piezas como el capó, son los causantes del aumento de la utilización de este material. En consecuencia, el número de reparaciones de componentes y carrocerías de aluminio también aumenta, por lo que es importante conocer las técnicas de reparación en este material.
En la reparación de Aluminio siempre se ha de tener en cuenta que estamos frente a un material metálico con un comportamiento distinto al acero, cuyas características influyen notablemente en las técnicas de reparación aportándole un grado superior de dificultad frente al acero.

La búsqueda de nuevos materiales en la fabricación de carrocerías para reducir el peso de las mismas, ha hecho que el aluminio se haga un hueco en el sector de la automoción. Actualmente, su utilización de forma generalizada en una carrocería se limita a vehículos o versiones de gama alta. Sin embargo, sí que es más frecuente encontrar algún elemento de aluminio en la carrocería de automóviles de segmento medio utilitarios, por ejemplo en capós o aletas.

Esta circunstancia establece la necesidad de que el taller disponga del utillaje específico para efectuar la reparación de daños sobre este material metálico. De igual manera, el profesional del taller debe contar con la formación específica para poder efectuar operaciones de desabollado y conformado. En Talleres JMA contamos con los materiales y formación necesaria para realizar cualquier tipo de reparación en la carrocería de los vehículos.

Propiedades del aluminio

Las propiedades  ya se han mostrado en el anterior artículo por lo que aquí solo serán indicadas, si tienes interés en profundizar esta información puedes pinchar aquí.

  • Su resistencia es menor.
  • Es un material menos elástico..
  • Su dureza es menor.
  • Coeficiente de dilatación mayor.
  • Conductividad térmica elevada y resistencia eléctrica baja. 

 

Inconvenientes de las carrocerías de aluminio

Ahora bien, con el aluminio no todo son ventajas. Vamos a contarte lo que los fabricantes de vehículos callan.

  • Coste elevado. El precio de una tonelada de aluminio puede triplicar al de una tonelada de acero, al ser más difícil de obtener. Este detalle hace que se esté usando más en vehículos de alta gama.
  •  Reparación más compleja y costosa. Los diferentes métodos de reparación se ven limitados en caso de trabajar con aluminio y se aplican costosas técnicas de manipulación y soldadura.
    Por otra parte, al tener un módulo de elasticidad menor que el del acero, es más difícil su manejo. A veces puede requerir el empleo de útiles especiales para su reparación y las herramientas para trabajar con el aluminio han de estar separadas de otras herramientas, como las utilizadas para trabajar con el acero, a fin de evitar la corrosión de contacto.
  •  Dificultad en el proceso de soldadura. La alúmina que se forma en el exterior del material de aluminio que se está soldando hace más difícil la unión. Algunas de las aleaciones del aluminio facilitan la soldadura.

 

Herramientas específicas para reparar aluminio

La necesidad de adaptarse a las propiedades de este metal mencionadas en el punto anterior obliga a disponer de herramientas específicas, pero también porque existe la posibilidad de que se produzca corrosión galvánica en el aluminio al entrar en contacto con acero o con herramientas que hayan sido utilizadas en la reparación de piezas de acero.

Las herramientas destinadas a la reparación de aluminio se clasifican del siguiente modo:

  • Herramientas para efectuar las reparaciones de daños de forma mecánica y manual cuando existe acceso al interior del panel.
  • Herramientas para realizar reparaciones cuando no existe acceso a la cara interior del componente, las destinadas a reparar daños cuando no existe acceso.
  • Equipos de soldadura específicos.
  • Otras herramientas, útiles y productos.

Se deben usar boxes o zonas específicas de reparación para el aluminio. En estos boxes se almacenan todos los útiles y se procede a la reparación con el objetivo de evitar cualquier tipo de contaminación.

Equipos de soldadura para aluminio

En la reparación de las carrocerías de aluminio la soldadura del aluminio es una tarea más compleja que la del acero, por lo que su uso está más limitado en las carrocerías fabricadas con este metal. De hecho, para unir carrocerías de aluminio o híbridas, se utilizan sistemas de fijación alternativos, como los remaches estampados, en combinación con adhesivos estructurales de base epoxi tenaz.

No obstante, la soldadura de aluminio sigue siendo necesaria en determinadas zonas del vehículo, especialmente en las estructurales.

Otras herramientas, útiles y productos

En las reparaciones de carrocerías de aluminio estas son otras herramientas, útiles y productos necesarios en la reparación de aluminio:

  • Para proceder al serrado manual, las hojas de sierra deben disponer de una mayor separación entre dientes, con la finalidad de evitar el embozamiento de la hoja.
  • Para eliminar la pintura, se emplean discos que reduzcan el sobrecalentamiento y la reducción de micraje del metal, tales como discos tridimensionales de nailon o cepillos rotativos.
  • El desbaste de la soldadura se realiza con discos específicos para evitar el emboce, o con granos de lija más bastos, con la posibilidad de lubricar el abrasivo con productos específicos.
  • Se utilizan indicadores térmicos, como el termómetro de infrarrojos o los lápices térmicos, para controlar el calor aportado sobre el aluminio, ya que este metal no cambia de color con el aumento de temperatura. De esta forma, es sencillo mantener el aluminio a una temperatura de unos 150 ºC cuando se desabolla y a una temperatura no superior a unos 600 ºC cuando se procede a soldar.
  • Líquidos penetrantes para la comprobación de las soldaduras. Estos productos desvelan fisuras y poros en la soldadura.
  • Productos de relleno específicos para igualar la superficie.

En definitiva…

El aluminio es un material distinto del acero y, como tal, es necesario trabajar con él de forma distinto a la tradicional. De la misma forma, es necesario disponer de herramientas, utillaje y productos específicos que se complementen con una buena formación. Cumpliendo estas premisas, la reparación efectuada ganará en calidad y acabado. ¡Te esperamos con todo a punto en Talleres JMA!