page contents
695848854 ⇨ 674740634 ⇨ 671623207

5 cosas que dañan la chapa y pintura de tu coche.

¿La pintura de tu coche ya no es lo que era? ¿Crees que tienes algo que ver en eso? Es posible. Tratar bien tu coche, con cuidado, dedicación y constancia, suele tener la recompensa de un vehículo de buena apariencia y con menos averías.

Pero en el día a día la cosa se complica. El tiempo vuela. Trabajo, familia, obligaciones diversas hacen que a menudo posterguemos cosas como la revisión del coche o su limpieza.

Es cierto que la mayoría de las cosas que estropean la pintura del coche tienen su origen en factores externos. Pero no es menos cierto que los automovilistas podemos contribuir a evitar la exposición a esos factores y a minimizar sus efectos, en caso de que ocurra.

Sí, tú puedes hacer muchas cosas para cuidar y proteger la pintura de tu coche.

5 ejemplos de malos hábitos que pueden dañar la chapa y pintura de tu coche.

No limpiar el coche con regularidad o usar productos no adecuados.

Las malas costumbres a la hora de limpiar el coche encabezan la lista de malas prácticas. La limpieza es fundamental y si se hace de manera constante y correcta, es la gran aliada y protectora de la pintura del coche. En cambio, si no se afronta de manera correcta puede convertirse en uno de sus peores enemigos. Por ejemplo:

  • Si no lavas el coche con regularidad, el polvo y la suciedad harán que la pintura pierda brillo. Para protegerla, lo aconsejable es hacer un lavado semanal como mínimo.
  • Si optas por lavar el coche en túneles de rodillos, la pintura de tu coche seguramente sufrirá micro arañazos.
  • Si utilizas lavavajillas o cualquier jabón no específico para el coche también estás estropeando su pintura con productos agresivos.
  • Si lavas el coche a pleno sol y con la chapa caliente, los productos detergentes pueden dejar marcas en la pintura.
  • Si no aclaras bien el jabón, también puede dejar marcas en la pintura cuando se seque.

Dejar el coche aparcado al sol durante horas.

Cuanto más tiempo pase tu coche expuesto al sol, más se degradará la pintura, perdiendo su brillo e incluso intensidad de color.

Dejar el coche aparcado debajo o cerca de árboles.

A veces es un auténtico problema encontrar un sitio para estacionar el coche. Eso hace que la mayoría de los conductores no sean muy selectivos a la hora de aparcar y acepten huecos que no son adecuados para el vehículo, sobre todo cuando el estacionamiento va a ser duradero.

Es conveniente fijarse en los coches de plazas de aparcamiento ‘vecinas’; si vemos un vehículo en mal estado es fácil suponer que su dueño no sea cuidadoso.

Por otro lado, es aconsejable evitar aparcar en las inmediaciones de árboles porque pájaros, polen y resina son enemigos declarados de la pintura de tu coche.

No ser cuidadoso a hacer las maniobras de aparcar.

¿Quién no lo ha visto alguna vez? Sitio de aparcamiento pequeño. Tiempo limitado o prisa. Y tratar de meter el coche en el hueco a base de toquecitos al coche de delante y al coche de detrás… La suma de todos esos golpecitos acaba por dañar de manera importante la pintura. ¡No lo olvides!

Los impactos del coche contra otros vehículos, o contra paredes y columnas, crean abolladuras que se traducen en un aspecto descuidado en la carrocería. Si el golpe ha sido muy fuerte, para que el remedio no sea peor que la enfermedad, lo mejor es acudir al taller. Nuestra recomendación como profesionales es que vengas a vernos con tu coche, ver tutoriales sobre reparaciones de chapa y pintura caseras solo empeorará el problema que intentas solucionar.

No tener cuidado con la sal de la carretera en invierno, la arena…

Ya lo sabemos, en Sevilla no hemos echado sal a las carreteras en la vida, pero sí que vamos a la playa cada vez que podemos y dejamos el coche al relente toda la noche bien cerquita de la playa ¿verdad?

Tanto la sal como la arena pueden ser agentes muy corrosivos para la pintura. Se debe tener la precaución de lavar bien el coche, sin olvidar los bajos del vehículo, cuando se ha transitado por zonas en las que hubiese sal o arena.

Si te has visto reflejado en alguno de los puntos, o era nuestra intención poner el dedo en la herida, pero si quieres mantener la pintura de tu coche en buen estado sería conveniente empezar a cambiar hábitos.

Y si estás pensando en que tu coche recupere su brillo o en solucionar un golpe de chapa y arreglar la pintura, pasa por nuestro taller y quedará como nuevo. En manos de profesionales los resultados son siempre excelentes.

A la hora de reparar la chapa y pintura del coche, es muy importante hacer un buen diagnóstico del alcance del problema para conseguir el mejor resultado y que el cliente quede satisfecho. En Talleres JMA hemos conseguido ser un referente en el sector gracias a fijar como objetivo constante los resultados impecables. El primer paso para un buen trabajo de chapa y pintura es el correcto diagnóstico para poder detectar el problema lo antes posible y repararlo de la forma más eficiente, de forma que el cliente consiga un beneficio claro. ¡Te esperamos para dejar tu coche como nuevo!